¿Qué modelo de transición queremos promover?

Desde el inicio del antropoceno la actividad humana es la principal fuerza de cambio en el planeta. La aceleración y magnitud de los cambios han puesto en jaque el equilibrio y la resiliencia de los sistemas socio-ecológicos. El modelo de desarrollo sostenible y los acuerdos globales para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, luchar contra el cambio climático y proteger la biodiversidad, son nuestro marco de referencia para avanzar en la transición sostenible. Para ello se requiere una nueva forma de pensamiento y acción, que dé soporte a los procesos necesarios para restablecer los equilibrios del sistema, reconociendo la necesaria reciprocidad intrínseca de los sistemas socio-ecológicos, en un contexto global hiperconectado que cambia en forma acelerada.

Este nuevo modelo para la transición sostenible se aborda desde tres distintas perspectivas, interrelacionadas e interdependientes:

 

  •       La transición en el uso del territorio

Impulsamos un modelo de transición en el uso del territorio que promueva el desarrollo urbano y rural sostenible; que maximice las oportunidades para todos los componentes de los sistemas socio-ecológicos, amplificando los beneficios y sinergias y reduciendo los impactos; que disminuya la presión sobre los ecosistemas naturales y reconozca su valor para garantizar el bienestar humano; que reconozca la complejidad del fenómeno urbano, rural y natural y promueva la transición hacia ciudades y territorios más ecológicos, habitables, equitativos y resilientes; que optimice los flujos de movilidad y de comunicación para garantizar el acceso de todos los habitantes al disfrute equitativo y sostenible de los bienes y servicios disponibles en el territorio.

 

  •       La transición en la producción y el consumo     

Impulsamos un modelo de transición productiva que sustituya el modelo lineal por un modelo de desarrollo circular y post-material; que tome en consideración el triple impacto y gestione de manera eficiente sus recursos; que tienda a mantener los productos y materiales en uso el mayor tiempo posible; que promueva la regeneración de los sistemas naturales, como parte del ciclo de uso y consumo; que busque la disminución en la generación de residuos desde su origen; que busque disociar la idea de progresos y la felicidad humana del consumo de recursos materiales finitos, mediante estrategias de eficiencia en producción y consumo y con enfoque de servicios, apoyadas en las nuevas tecnologías digitales que tiendan a la desmaterialización y virtualización de parte de los ciclos.

 

  •       La transición en las relaciones humanas

Promovemos un modelo de transición sostenible basado en los derechos humanos, que construya una nueva forma de organización social, económica y ambiental, que incorpora el enfoque de resiliencia para aprovechar el cambio como instrumento estratégico de transformación sostenible y que permita restablecer el equilibrio de los sistemas a escala global, mediante la acción local y regional. Impulsamos un modelo que promueva la equidad y respete la diversidad; que brinde oportunidades de crecimiento y desarrollo individual y colectivo; que favorezca procesos de participación que susciten el empoderamiento democrático de la ciudadanía; que facilite el debate y la integración de intereses de actores públicos, privados y comunitarios para asumir en forma compartida la responsabilidad de la transformación. También buscamos desarrollar nuevos modelos de organización basados en redes, sistémicos, colaborativos, cooperativos, con nodos dispersos y al mismo tiempo fuertemente integrados.