La Plataforma Intergubernamental de Ciencia-Política sobre Servicios de Biodiversidad y Ecosistemas (IPBES) presentó un artículo en el que analiza el vínculo entre la pandemia del COVID 19 y las acciones humanas, al tiempo que propone algunos criterios para que las salidas a la crisis sanitaria y económica no nos dejen en un circulo vicioso, vulnerables a nuevas epidemias. “La deforestación desenfrenada, la expansión incontrolada de la agricultura, la agricultura intensiva, la minería y el desarrollo de infraestructura, así como la explotación de especies silvestres han creado una “tormenta perfecta” para la propagación de enfermedades desde la vida silvestre hasta las personas”  plantea el artículo elaborado por Josef Settele, Sandra Díaz, Eduardo Brondizio y Peter Daszak.

IPBES es un organismo intergubernamental independiente establecido por los Estados para fortalecer la interfaz ciencia-política para la biodiversidad y los servicios de los ecosistemas para la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad, el bienestar humano a largo plazo y desarrollo sostenible.

En el estudio, disponible aqui (https://ipbes.net/covid19stimulus),  los especialistas plantean que “Es probable que las futuras pandemias ocurran con mayor frecuencia, se propaguen más rápidamente, tengan un mayor impacto económico y maten a más personas si no tenemos mucho cuidado con los posibles impactos de las elecciones que hacemos hoy”, y plantean tres consideraciones “para la recuperación multimillonaria y los planes de estímulo económico que ya se están implementando.”

Primero, fortalecer y aplicar las regulaciones ambientales, y solo desplegar paquetes de estímulo que ofrezcan incentivos para actividades más sostenibles y positivas para la naturaleza. En segundo lugar, adoptar un enfoque de ‘Una salud’ en todos los niveles de toma de decisiones, desde el global hasta el más local, reconociendo las complejas interconexiones entre la salud de las personas, los animales, las plantas y nuestro entorno compartido. En tercer lugar, tenemos que financiar y proporcionar recursos a los sistemas de salud e incentivar adecuadamente el cambio de comportamiento en la primera línea del riesgo de pandemia. 

IPBES destaca la relevancia de “un cambio transformador”, como ya había sido destacado el año pasado en el Informe de evaluación global de IPBES (el que encontró que un millón de especies de plantas y animales están en riesgo de extinción en las próximas décadas). Podemos reconstruir mejor y salir de la crisis actual más fuertes y resistentes que nunca, pero hacerlo significa elegir políticas y acciones que protejan la naturaleza, para que la naturaleza pueda ayudar a protegernos.